Tratamiento de Prostodoncia en El Prat de Llobregat

Lo más importante que debemos entender de la prostodoncia para tener claro que tipo de tratamientos nos ofrece o que opciones tenemos es entender (TABLA 1).

La prostodoncia o rehabilitación protésica, se puede dividir (una de las divisiones posibles) en prótesis fija (no se puede remover por parte del paciente) o prótesis removible (removible por parte del paciente de manera diaria). 

Dentro de estos dos tipos de prótesis, fija y removible, nos encontramos con variaciones dentro de las mismas, según el tipo de anclaje con el que se se retienen en boca.

Según la tabla 1, dentro de la prótesis fija nos encontramos con el tipo de prótesis anclada sobre los propios dientes del paciente. Lo que eso significa es que los muñones sobre los que se cementa la prótesis son dientes naturales. 

Este tipo de prótesis suele utilizarse cuando tenemos una ausencia dental entre dos dientes presentes, tal como se expresa en la imagen. Este tipo de tratamiento era el de elección por parte de los odontólogos antes de la aparición de los implantes dentales. Esto sucede por que realmente para poder colocar el puente debemos rebajar la estructura dental de los dientes adyacentes y eso en parte puede debilitar nuestros dientes, y es por eso que la aparición de los implantes nos permite “recrear una raíz dental” sobre la que podemos anclar nuestra corona para reponer un diente, evitando así el pulido o rebajado de un diente natural sano. 

Podríamos decir que un puente convencional se forma de dos o más dientes pilares y un diente de sustitución. 




Esta es una opción muy interesante cuando el diente ha quedado dañado por un traumatismo o una caries extensa por ejemplo. El prostodoncista prepara el diente para que éste pueda albergar una funda que devuelva la funcionalidad, tanto estética, como a nivel masticatorio al diente. Existen gran cantidad de materiales que nos ofrecen una gran posibilidad de opciones para dar solución al problema.

Siguiendo la tabla, vemos la segunda opción dentro de las prótesis fijas. Esta opción es la que se ancla con implantes dentales. Actualmente es el tratamiento de elección por su pronostico a largo plazo, por permitir evitar el uso de otros dientes naturales como pilar para reponer otros dientes y por la comodidad para el paciente, entre otras. 

Los implantes, aunque necesitan de una pequeña intervención quirúrgica para su colocación y posteriormente a eso varios meses de espera para su cicatrización, es el tratamiento con mayor pronostico a día de hoy. 

La opción implantológica nos sirve tanto para reponer maxilares completos, que se han quedado sin dientes, como para sustituir varios o un solo diente. Estos dientes son los que van colocados sobre los implantes, que previamente el cirujano ha colocado. Para colocarlos, el prostodoncista deberá realizar varias pruebas en la boca del paciente, para asegurarse de que el color o la forma, entre otras cosas, son los correctos. Al igual que las prótesis sobre dientes propios, las coronas sobre implantes también nos ofrecen multitud de posibilidades para ser rehabilitadas. La formación del especialista en este campo, será fundamental para poder mostrar al paciente los últimos avances que existen.

Cuando hablamos de prótesis removible, debemos decir, que se suele utilizar cuando las ausencias dentales son varias o totales, no se suele utilizar para la reposición de uno o dos dientes ausentes. 

Cuando las ausencias son totales y no existe colocación de implantes, llamamos a la prótesis prótesis completa removible mucosportada. 

Esta dentadura es para pacientes sin dientes y se apoya exclusivamente en las mucosas y en el paladar.

Hoy en día, solo en un porcentaje mínimo de casos donde no se pueden colocar implantes, estas prótesis se colocan para que el paciente pueda hacer una vida relativamente normal. El problema de estas prótesis radica en su inestabilidad a la hora de comer o hablar, por lo que el paciente al final recurre a fijarlas con unos “pegamentos” indicados para este tipo de casos. 

Por otro lado, si el paciente aun tiene dientes en boca, se puede realizar otro tipo de prótesis removible apoyada sobre la mucosa y retenida sobre los dientes naturales llamada prótesis parcial removible o esquelético y el paciente igual que en la prótesis completa puede quitarlo sin problema para poder higienizarlo.

Es cierto que puede llegar a conseguir una gran estética, pero existe el inconveniente de los ganchos que suelen ser metálicos y si no tenemos dientes posteriores, los ganchos deberán ir en los dientes anteriores, lo que dificultará la estética .También el que se pueda quitar y poner facilita mucho la higiene bucal sobretodo en pacientes con dificultad de higiene. 

Este tipo de prótesis suele ir indicada para pacientes parcialmente edéntulos, es decir con ausencias dentales, que por motivos médicos o económicos no pueden optar por una solución fija sobre implantes dentales.

Por último dentro de las prótesis removibles, nos encontramos con aquellas prótesis que el paciente puede remover pero que se mantienen en boca gracias a la retención que nos dan varios implantes. En este tipo de prótesis, suelen colocarse menos implantes que en las prótesis fijas. 

Este tipo de prótesis es una evolución a la prótesis completa removible, sobretodo en mandíbula, por que es cierto que en el maxilar tenemos el paladar y este muchas veces facilita, realizando un buen sellado y adheriendose al techo de la boca, que las prótesis completas se mantengan sin necesidad de implantes. En cambio, en la parte inferior de la boca, la lengua empuja la prótesis hacia delante. Esto provoca que la prótesis completa sea bastante problemática para lograr una buena sujeción. De hecho, los implantes comenzaron precisamente para sujetar las completas inferiores. 

Por lo tanto, la sobredentadura es como una prótesis completa pero sujeta o anclada a dos o más implantes en el caso inferior y a cuatro en la superior.

Esta diferencia es debida a que el hueso maxilar superior es esponjoso y menos fuerte que el inferior, y por lo tanto necesita más implantes para que la prótesis pueda sujetarse. La sobredentadura se agarra a los implantes que están situados en la parte anterior de la boca, y en la parte posterior se apoya en la encía, teniendo una gran estabilidad.

La ventaja de cualquier prótesis removible ya sea con o sin implantes es la capacidad por parte del paciente de poder remover la prótesis y higienizar por un lado las encías y por otro lado la prótesis. Esto es una desventaja de la prótesis fija, pero en las prótesis fijas ganas en estética, y muchas veces en funcionalidad.